Londres en Navidad con la familia (II)

Segunda parte viaje a Londres…..

Día 7: British Museum y ruta de Harry Potter por la zona de Westminster & Covent Garden.

Hemos empezado el día visitando el British Museum. Hemos visto sólo las seis cosas más interesantes que nos recomendaba la guía de @lonelyplanet de Londres. A pesar de ello a los niños se le ha hecho larguísimo. La parte de Egipto ha sido sin duda su favorita. Miraban fascinados la piedra “Rosetta”. Pero había tanta gente que probablemente se han agobiado un poco. Yo me hubiera quedado allí horas.

Luego hemos paseado hasta Leicester Square. Lugar desde el que salen las rutas gratuitas de forma diaria. Te piden únicamente reservar en su web (www.strawberrytours.com) y luego tras hacer el tour pagas lo que consideres al guía.

Hemos hecho una ruta de Harry Potter que ha durado dos horas. Los peques han acabado bastante cansados. Nos ha salvado que había otros niños y eso le animaba a no descolgarse. La guía nos iba contando curiosidades y mostrando puntos de Londres que salen en las películas.

Hemos finalizado el día comprando un pack mágico que contenía chuches de Harry Potter (rana de chocolate, judías mágicas de sabor a vómito, huevo podrido, jabón, etc y algo similar a los petazetas de cuando éramos pequeños además de gominolas gigantes de serpientes y regalices negros con forma de varita) . La tienda nos la ha recomendado nuestra guía y se llamaba Hardys Sweet Shop en 35 Ludgate Hill. Una chulada de sitio.

Día 8 : Estacion Kings Cross St Pancras, Notting Hill y London Olimpic Stadium.

Siguiendo con la temática de Harry Potter hemos empezamos el día visitando el famoso andén 9 3/4 de la película de Harry Potter en la estación de Kings Cross St Pancras. El andén tenía una cola de 60 minutos para sacarse una foto exclusiva empujando el carrito atravesando la pared y otra cola de otro tanto para entrar en la tienda oficial que hay allí mismo. Hemos decidido no esperar las colas. Hemos hecho una foto de lejos y nos hemos ido a  Notting Hill.

El mercado de Portobello que tiene lugar los sábados es toda una experiencia. Hemos disfrutado un montón de nuevo paseando,  viendo sus casas de colores y puestos en la calle cada cual más peculiar entre un gran ambiente. Te puedes comprar de todo. Hasta una máscara antigás si lo crees oportuno. De nuevo cola para hacerse una foto en la famosa librería de la película de Notting Hill, pero cortita, así que allí sí que nos hemos hecho una foto familiar de recuerdo.

Para rematar el día nos hemos dirigido a la zona de Stanford donde está el estadio donde ahora juega el equipo de futbol de West Ham United. Este es el London Olympic Stadium que se utilizó en la olimpiadas de 2012,  y le hemos visto jugar contra el Leicester. El West Ham United ha perdido y hasta han cesado a su entrenador, pero algún gol hemos cantado y qué decir cuando a la salida de su equipo los 50,000 aficionados que estaban en el estadio han cantado a la vez un trocito de su himno a capela. Muy emocionante vivir esta experiencia en la cuna del futbol mundial.

Día 9: Greenwich.

En esta parte de Londres se encuentra una importante muestra de la historia naval inglesa en diferentes museos donde el enemigo siempre era la armada española, además de otro bonito parque real (Greenwich Park) y la marca del meridiano cero en un antiguo observatorio (Royal Greenwich Observatory) en lo alto de una colina. Desde allí, además, hay unas vistas fantásticas de los rascacielos de Canary Wharf (la ampliación de La City continuando un poco el Támesis). Es una zona muy agradable para pasear donde acuden los locales y los turistas sobre todos los fines de semana.

Para reponer fuerzas se puede parar también en Greenwich Market y probar su oferta de comidas internacionales y dulces mientras se curiosean los puestos de artesanía.

Como vamos con niños hemos seleccionado muy mucho donde entrábamos pues a ellos se les acaba la energía enseguida. Los 75 Euros que nos pedían por acceder los cinco a la zona en la que está la marca oficial del meridiano no hemos considerado oportunos pagarlos. Fuera del recinto que tienen cerrado, la línea continua y ahí sí que mis peques han jugado a poner un pie en cada lado de la línea del Meridiano de Greenwich.

También hemos entrado en zonas gratuitas interactivas del observatorio, hemos visto un gran telescopio y hemos podido hasta tocar un meteorito. Para los niños más que suficiente. No habrían aguantado la visita no gratuita completa.

Día 10: Visita al servido de salud público británico, comida y paseo por la zona comercial de Oxford St.

Con niños es habitual visitar el médico y suele ser parte de todos los viajes. En nuestro caso uno de los niños cogió un virus que le estaba dando mucha fiebre desde hacía ya más de 24 horas y nos acercamos a un médico para que verificara que no fuera nada importante.

Llamamos al servicio de salud privado que tenemos en España y nos indicaron el sitio más cercano donde ir. Fue sin duda también otra experiencia ya que la sala de espera era una auténtica Torre de Babel. La diversidad en su estado puro. Aunque esperamos un buen rato nos trataron muy bien, no nos cobraron nada y hasta nos dieron medicinas gratis.

De allí decidimos volver a ir a la zona comercial de West End  a seguir paseando y hacer todas las paradas técnicas necesarias ya que el niño no estába al 100%. Esta vez paseamos por la calle de Oxford Street que todavía no había visitado. Gran ambiente y multitud de grandes almacenes gigantes en edificios preciosos. Mi favorito fue el de Selfbriges. De película. De mi marido sus tiendas favoritas  fueron las de Microsoft y de Apple. Y para los peques su favorito fue la también típica visita a Primark donde nos hicimos con más cositas de Harry Potter, principalmente ropa, a muy buenos precios.

Tanto pasear nos dió mucho hambre, así que repusimos fuerzas y pasamos un rato muy agradable en una cadena de restaurantes italianas que está muy bien  de Londres: “Spaguetty House”.

Día 11: Feria de Winterland en Hyde Park.

Winterland consiste en una feria gigante con temática navideña. Allí se hacen realidad todos los sueños sobre la navidad. Puedes encontrar mil figuras navideñas gigantes, villancicos sonando en los altavoces, puestos con todos los dulces que puedas imaginar desde torres de chocolate líquido, algodones de azúcar, manzanas bañadas en caramelo, etc,  y además todas atracciones posibles. Algunas sólo para los más valientes.

Por supuesto, también había puestos de comida de todas las nacionalidades, bares dentro de carruseles que giraban, y una gran zona bávara con una carpa gigante tipo October Fest donde hemos repuesto fuerzas.

Había hasta leña quemándose en algún puesto también que hacía que oliera a invierno y con el humo tuviera ese toque. En fin que no faltaba detalle. Un día estupendo, a pesar de la niebla y el frío. No hay clima malo sino ropa de abrigo inadecuada. Íbamos bien abrigados así que no ha sido problema la climatología, pero os aseguro que era de estar en casa con mantita y chimenea.  Creo ha sido el día favorito de los niños de todo el viaje.

Día 12: Zona South Kensington

En la zona de South Kensington se pueden encontrar varios de los grandes museos de Londres. Que suelen ser gratuitos. Las casas allí son realmente bonitas y es un gusto de nuevo pasear visitándolas.

Nosotros elegimos para entrar el museo que pensamos que iba a gustar más a los niños, que fue el de Historial Natural.  Un edificio espectacular con auténticas maravillas dentro. La parte favorita de todos fue la de los dinosaurios. También les gustó mucho a los niños una zona que habla de los terremotos donde incluso puedes entrar en una sala que es una tienda donde se replica uno en tiempo real. Se caían las cosas de las estanterías a nuestro alrededor. Los peques quedaron impactados.

Después fuimos a patinar sobre hielo en la pista junto al museo. De las más bonitas de Londres junto con la de Sommerset. Tal es el volumen de gente que hay siempre en todos sitios que para evitarnos alguna cola reservé mis tickets para patinar online.  Y también ya de paso mi niño pequeño se montó en un carrusel de cuento allí mismo sobre un caballito teniendo todo el tiempo una gran sonrisota en su cara.

Son momento únicos que se quedará en nuestra memoria para siempre.

En esta visita falta el cambio de guardia típico. ¿A qué si? Pues nos lo perdimos y el motivo fue que comenzaba a las 10.30 de la mañana. Fuimos totalmente incapaces de levantarnos temprano y conseguir salir de casa para llegar a tiempo a verlo. En fin, eran vacaciones de descanso también.

Espero con mis experiencias darte ideas para hacerte un planning del viaje donde sobre todo disfrutes mucho con tus seres queridos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *