Un comienzo, una ilusión

Por fin me he decidido a dar el salto a escribir online. Me encanta la idea de compartir información de una forma sencilla con visitantes y estoy deseando empezar este viaje. Seguid visitando mi página y podréis ver las novedades aquí en el blog.

Estoy en los cuarenta y me encuentro mejor que nunca. Si me tengo que describir brevemente diría que soy una madrileña mamá de tres, trabajadora, ama de casa e inquietissima de la vida. Sería injusto también no reconocer que soy muy afortunada y doy gracias por ello. Es cierto que, como me decía mi marido en una cena de “novios” (dícese de esa rara ocasión que consigues apañar a los tres niños con un familiar/amigo en casa y salís corriendo donde sea) que tuvimos hace poco, tengo todo lo que quiero (no pensar en diamantes que no llega la cosa a tanto). Aunque también tengo que señalar que me lo curro mucho. Hago tantas cosas al cabo del día que hasta yo misma me sorprendo a veces. También supongo no podría ser de otra manera. Así soy yo. Si no tengo nada que hacer lo busco.

Soy como tantas otras mamás que queremos todo y trabajamos duro para que así sea. “Yo no renuncio” dicen las chicas del Club de Malas Madres (@malasmadres en Instagram). Cuanta cosa recogida solo en tres palabras. Bravo. Esto me recuerda que tengo pendiente comprarme su camiseta.

Paso las tardes, desde la salida del cole, con mis pequeños y en ese tiempo soy mamá a tiempo completo. Mis horas, minutos, segundos son totalmente para ellos. El padre de las criaturas llega a cenar si hay suerte. Las tardes son donde recargo mis baterías de energía positiva. Debería existir un carnet de horas de parque, como los de horas de vuelo para los pilotos. Yo he echado muchas. Con el móvil muy racionalizado ya que al igual de conducir no es compatible si no quieres tener un accidente y encima te estás perdiendo sus historias, chistes, peticiones, miedos, inquietudes, en fin su interior nada más y nada menos. Ese que se está formando e iniciándose a tu lado. Es una pena no disfrutarlo viviendo en piloto automático. Esto nos lleva al mindfulness, conciencia plena, vivir cada momento, pero mejor de eso hablamos otro día más largo y tendido, que tiene mucha miga.

Y por las mañanas soy un trabajador (escrito en masculino a propósito) cualificado más en este mundo de hombres organizado por y para ellos en el que las mujeres hemos entrado y hemos aceptado sumisas sus normas heredadas de otros tiempos antiguos donde los hombres no compartían las tareas del hogar ni la crianza de los hijos. ¡Toma ya que dura soy! Supongo también depende mucho del sector en el que se trabaje y nunca se debe generalizar.

En mi opinión el reto de los próximos años será cómo evolucionar al “Work Smart” o “Trabajar Inteligente” como dicen los americanos en lugar de pasar jornadas eternas en el trabajo. Ya iremos viendo qué pasa pues las nuevas generaciones, los famosos “Millennials”, lo tienen claro y ellos van a empujar seguro. Yo creo sinceramente que es posible. Y quizás así no haya que salir a las calles los 8 de marzo a pedir algo que hoy por hoy tiene cierto grado de utopía tal como funciona nuestra sociedad.

El mundo de los blogs y las redes sociales como Instragram, mi favorita en este momento, me ha descubierto que hay mucha gente como yo que tienen un “interior inquieto” me gusta decir. A pesar de estos días intensos que vivimos, este canal de comunicación permite compartir experiencias, abrir ventanas y dar ideas para aprovechar a tope esta vida y que nuestra existencia no sea gris.

Hoy comienzo este blog con este post “un comienzo, una ilusión”, que creo resume y refleja para mí lo que significa este proyecto. No sé dónde me llevará esta nueva etapa pero me ilusiona adentrarme en un canal nuevo de comunicación con EL MUNDO en mayúsculas. Me ilusiona interactuar con gente que ni conozco a los que puedo aportar cosas nuevas en su vida. Hecho que será estoy segura será recíproco.

Un conocido me recomendaba no hace mucho al estar yo convaleciente por un tema se salud que escribiera, al menos un poquito, cada día. Sin duda es el mejor consejo que se le puede dar a alguien. Gracias Pancho. Significa dejar salir todo aquello que a veces no nos atrevemos a decir o no tenemos a quien. Es más fácil decírselo a un papel en blanco. Es bueno dejar salir toda esa energía interior que todos tenemos transformándola en sentimientos, experiencias, metas, que es una pena no compartir. Así que aquí estoy.

¿Y de qué hablaré? Mi idea inicial es intentar compartir mis vivencias tanto en las redes sociales siguiendo a “Influencers” relativos a otras mamas, decoración, cocina saludable, fotografía y planeta sostenible principalmente, pero no me cierro a nada. Y por supuesto de mis experiencias en el mundo real como mujer, mama, ama de casa y profesional de mi tiempo y cómo no muero en el intento.

Espero me acompañes y lo disfrutes. Y por favor me aportes. Soy todo orejas, ojos a todas vuestras opiniones. Gracias por leerme.

12 Comments

  1. Felicidades. Qué gustazo esa ilusión y buena energía ¡El mundo es de los valientes! Estamos atent@s a tus publicaciones. Esta aventura apasionante que es VIVIR 🙂

  2. Me ha gustado mucho tu comienzo.Animo y sigue compartiendo estas ideas,de las que muchas de ellas suscribo a pesar de nuestra diferencia de edad.Un beso fuerte.

  3. Enhorabuena y suerte. Menudo merito tienes, yo no tengo paciencia para escribir estas cosas, pero me gusta leerlas. Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *