Se acaba el curso escolar, y ¿ahora qué?

Hoy se acaba el curso escolar, y ¿ahora qué? es la pregunta que nos hacemos en estas fechas.  Tienes hijos pequeños y comienzan sus tres meses de vacaciones, tú trabajas y no eres profesora. ¡Houston, tengo un problema! Hay que buscar campamentos. En el mejor de los casos, podrás disfrutar de tres semanas seguidas sin trabajar. El resto has de guardarlo para las otras vacaciones de navidad o semana santa o puentes y combinarlo todo con el padre de las criaturas para intentar la mayor cobertura.

A esto hay que añadir las duras negociaciones que tendrás con el resto de tus compañeros de trabajo para elegir las fechas de vacaciones. Lo habitual es que sean de tu edad y tengan también hijos. Por supuesto, todos quieren agosto. Este es el mes cuando no hay campamentos. No es porque todos hayamos perdido la cabeza y nos guste irnos cuando más caro es y más gente hay en todos sitios.

Pero hasta que llegue el soñado agosto, que luego resulta ser agotador con los niños y que casi deseas al final volver a trabajar y/o que empiecen otra vez el cole, hay que decidir qué hacer con ellos mientras tanto. Cada uno con lo que le permita su logística y circunstancias y sobre todo la cartera, porque algunas opciones son una auténtica ruina.

Opciones para sobrevivir al verano con los niños

Campamentos de día 

Para mí lo ideal en un campamento de día es que sea un campamento en zonas verdes con actividades al aire libre: deporte, piscina, juegos, etc y combine con otras actividades como manualidades, robótica, etc. El que hablen en inglés pues fantástico, pero nada de clases, que para eso son vacaciones.

La opción de campamento en las instalaciones del colegio no lo veo por dos razones: una que normalmente los colegios no están preparados para el calor y otra que hay que cambiar de espacio para que sea realmente vacaciones. Piensa si a ti te gustaría ir a tu lugar de trabajo en tus días libres. Pues lo mismo es en mi opinión. Es verdad que en el cole va con los amigos que ya conoce pero también está bien hacer nuevos amigos y a veces puedes combinar ir con algún amiguito o vecino al nuevo entorno si es más tímido.

Tampoco veo los campamentos donde han hecho una actividad extraescolar tipo clases de música, teatro, danza, etc. Lo ideal es estar al aire libre, aprovechar el verano, que le dé a uno el aire en la cara y hacer cosas diferentes.

La opción de los campamentos en tu urbanización o en tu asociación de vecinos es muy interesante y suele ser más económica. Pero hay que ajustar expectativas. Suele haber poco personal, las actividades dependerán de las instalaciones que haya y puede que pasen mucho calor.

También hay empresas que ofertan a sus empleados campamentos de verano de día en algún sitio de naturaleza fuera de la ciudad y se llevan los niños desde la puerta de tu trabajo. Lo cual si cuadras horarios es muy cómodo y suelen tener precios bastante subvencionados. Esto lo veo para niños que ya son autónomos. Como pega le pongo la paliza de hacer mucho kilómetro en autobús cada día.

Últimamente hay ofertas diferentes muy interesantes. Por ejemplo Leroy Merlin organiza también campamentos de verano donde los niños descubren todas tus habilidades especiales con las que construir un hábitat sostenible con sus propias manos. O el televisivo MasterChef. Yo siempre que haya naturaleza de por medio o espacios abiertos voto por ello ya que son cosas distintas de lo que han estado haciendo el resto del año.

Una vez te decides debes estar atento al periodo de inscripción. La mayoría son en mayo y junio. Además te hacen pagar por adelantado el coste del mismo. Así que a estar alerta y con el monedero preparado.

Campamentos con pernocta

Los campamentos con pernocta es algo que sin duda recomiendo 100%. Son toda una lección de vida donde los niños aprenden a ser autónomos y ven que hay otras costumbres. Les abre la mente convivir con gente diferente.

Esta opción yo la consideraría a partir de cierta edad. No hay que tener prisa.  Mi hija con ocho añitos ha dormido por primera vez fuera de casa este año tres día en un viaje de inmersión lingüística del cole. Por las noches en la habitación que compartía con sus amigas hubo muchas lágrimas porque echaban de menos a sus familias.

Los campamentos de este tipo que son organizados por los propios colegios son una muy buena opción porque van con sus amigos y tú tienes la seguridad de que ya conoces al organizador. También he oído hablar bien de los campamentos de Aulajoven.

Es fundamental que donde vayan sea una zona de naturaleza. Esto es especialmente importante para los que vivimos en ciudades. Que los niños se oxigenen y aprendan a convivir con los bichitos y vegetación. Son formas de vida diferentes que sin duda les enriquecen.

Familia o asistenta habitual

Dejar a los niños con familia o asistenta habitual es la opción sin duda más barata y muy cómoda y fácil para todos. Pero si la asistenta que habitualmente te limpiaba la casa, cocina, plancha y saca al perro igual hay algo que no le va a dar tiempo a hacer si le dejas además a los niños en casa. Simplemente hay que ajustar expectativas y asumir que igual tu blusa favorita va a tardar más o directamente no va a llegar hasta septiembre de vuelta a tu armario cuando la eches a lavar.

Un verano yo contraté una animadora. Mi hijo pequeño era muy pequeño para ir a campamento y no quería privarle de poder jugar con sus hermanos. Lo vi como una buena opción para poder dejarles a todos en casa y que la asistenta que tenía no dimitiera. A la hora de coger a alguien es fundamental que tengas buenas referencias. En mi caso mi elección resultó ser un desastre y la despedí a mitad del verano. Mi marido entro en pánico quejándose de que soy de gatillo fácil. Pero así soy yo. En lo referente a mis niños “MA-TO”. Así que contraté una ayudante para la limpieza, que siempre es más fácil, o importa menos si no lo hace muy bien,  y la asistenta fue la que cuidó de los niños hasta que nos fuimos de vacaciones en agosto.

De igual manera si tienes algún familiar que te eche una mano hará lo que pueda e igual los niños, que son muy listos, perderán de un plumazo esas costumbres que has estado todo el año intentando inculcar. Asume que en un día todo se irá al garete. Pues nada, relájate y disfruta. Baja el nivel de exigencia.

Mezcla de planes

Al final como el verano es tan largo lo que se hace es un mix de varias de las opciones arriba. Parece ser que todo lo de arriaba cuando llegan a los doce años ya no aplica. Que ya son super independientes y ellos ya lo marcan todo. Recomiendo preguntar a los niños cuando van siendo más mayorcitos qué les apetece más pues son sus vacaciones y que esto ayude a marcar el planning del verano entre todos para que el cambio final no sea tan brusco.

Durante las vacaciones de los padres no recomiendo campamentos. Los niños también quieren estar con toda la familia sin horarios. En tal caso podría ser algo especial que sea en plan un par de horillas, como curso de vela por ejemplo. Algo que no pueda hacer el resto de año.

Y ya sabes, a hablar mucho con ellos y que te cuenten cada día sus cosas. Aunque tú estás trabajando ellos están de vacaciones y pueden ser muy muy divertidas sus historias. La blusa puede seguir en el cesto de la ropa para planchar, pero sus aventuras son ahora y no te las puedes perder. ¡Que tengas un fantástico verano!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *