Planifica

Planifica y tu vida mejorará

Planifica y tu vida mejorará. Ójala, ¿verdad? Si tienes niños, o un trabajo muy estresante, o todo junto, cada momento del día es muy intenso y acabas hecha polvo. Por eso una vez termines de cenar y se duerman los peques, si los hay, se acabó. Hay que poner el modo “slow down” o movimiento lento ¿Qué es eso terminar de cenar y ponerse a hacer mil cosas? Es tiempo para ti, para hablar con tu pareja si la tienes, para ver tu serie favorita, para leer ese libro que te tiene atrapada, para pintarte las uñas, ojear esa revista de decoración o todo a la vez.  Cada una sabe en qué quiere emplear su tiempo. Pero tiene que ser algo que te haga sentir bien. Ha sido un día largo y ahora es tu momento. No se puede ir por la vida todos los días con la meta de hacer el máximo de cosas posible. Un poco de planificación te ayudará a no sentir esa sensación de no llegar a todo y sobre todo hay que aprender a saber parar y poner límites.

Acepta la etapa de la vida en la que estás

Lo siento pero si estás en una etapa a tope tienes que bajar el ritmo. No puedes seguir viviendo como hacías antes en otras etapas más tranquilas. La energía es la que es. Si te has ido la gimnasio a las siete de la mañana a las nueve de la noche no digas que sí a una cena con amigas, o bien planifica y no vayas al gimnasio temprano ese día. Vas a morir al día siguiente. Y ya sabes que no va a haber tiempo para recuperarse e irás reptando el resto de la semana. Cada uno debe buscar el equilibrio y claro que se pueden hacer excesos pero de forma cada vez más puntual.

Hacer planes de ocio para toda la familia

Para recargar mis baterías, sobre todo los fines de semana, yo intento que la vida no sea un rally lleno de planes encajados con calzador. Tengo que reconocer que no siempre lo consigo pues vaya qué agenda tienes los peques. Pero, por ejemplo, yo no hago nunca planes las tardes de domingo. Ese rato es para vaguear o hacer lo que vaya surgiendo sin horarios.

Además, las actividades de ocio que hacemos, intentamos que sean para toda la familia. Participar en algo todos juntos. Si tienes niños o pareja para sacar ideas lee mi post de “planes de primavera con niños“. El pasarlo bien juntos hará que la relación sea mejor en casa. Te aseguro que es mil veces mejor disfrutar juntos que “escapar” de ellos.

Planifica las tareas en días concretos

En cada casa y/o familia hay una serie de tareas que hay que hacer sí o si aunque tengas o no asistenta. Esto es la compra y las cosas de la casa. Que cuantos más hijos más agotador es. Algo muy importante, si tienes pareja eficiente y/o con disponibilidad es aprovecharlo y dividir tareas. Y si no, pues ánimo y al lío.

Asigna unos tiempos concretos en la semana para hacer cada tarea. De lunes a viernes con el trabajo, coles, extra escolares, etc, ya vamos servidos pero un ejemplo sería el siguiente:

—-Jueves—- Hacer menú semanal junto con su lista de la compra correspondiente y ponerlo en la puerta de la nevera.

—-Viernes—- Hacer la compra y colocarlo todo. Hacer tus encargos si te lo traen a casa. Ir al supermercado. Cada uno como se organice. Para sacar ideas sobre ello te recomiendo mi post “como comer sano y no morir en el intento“.

—-Sábado—- “Zafarrancho de combate” en casa durante unas horas en la que participen todos. Organizar y/o limpiar y/o colada. Cada uno en su medida. Los niños tienen que empezar a tener sus responsabilidades. Pasar un ratito organizando sus juguetes o su cajón desastre les hace coger buenos hábitos que les vendrán muy bien en la vida. ¿Has probado a pedirles que barran o pasen la aspiradora? En mi casa el otro día hubo una pelea por la escoba en la cocina. No me lo podía creer. El Método Montesorry tiene una tabla con indicaciones sobre qué pueden hacer según edad. Te va a sorprender leerla.

—- Domingo —- Si ha habido plan de ocio fuera de casa el sábado el zafarrancho se hará en domingo. Y si se ha estado fuera el fin de semana entero, se pospone todo para el fin de semana siguiente.

Bajar nivel exigencia

Algo muy importante que hay que hacer es bajar el nivel de exigencia. Hay que conformarse, aceptar o si quieres mirar para otro lado. Si estás en una etapa de la vida intensa y los armarios de tu cocina por dentro no están como te gustaría ¡No pasa nada!

Si tienes asistenta y ella sólo limpia y limpia el salón y en las habitaciones hay más polvo que en una cantera. ¡No pasa nada!

Si tu coche esta sucio no, sucísimo porque tus niños comen en el. ¡No pasa nada!

Deciros que yo era de las que tenía mi coche tan impoluto que la gente me preguntaba que si era nuevo aún teniendo varios años ya. Ahora esta siempre lleno de migas por todos sitios, y si se empaña aparecen dibujos, firmas y deditos en todas las ventanas. En fin, es lo que hay. Porque aunque lo lavo, a los dos días está igual otra vez.

Si tienes niños ellos no van a recordar lo limpia que estaba tu cocina, o que no había polvo nunca en su estantería, o lo limpio que estaba tu coche, sino esas pelis de vaqueros que veíais juntos después de comer los fines de semana acurrucados en el sofá con una mantita, o la construcción que hicisteis juntos, por ejemplo.

Haz que la cocina sea un placer, no una obligación

cocina

Todo esto está muy bien pero está el tema de cocinar. Si tienes suerte y tienes asistenta que cocina fenomenal sólo puedo decirte que cuídala mucho, y si no haz que esta tarea sea algo divertido, algo creativo. Yo de momento me estoy apuntando a un taller de cocina cada cierto tiempo para ir cambiando mi percepción de la cocina.

Los famosos domingos de tiempo libre, yo me pongo a cocinar con una copita de vinito y mi música relajante de fondo, acompañada en la mayoría de las ocasiones de algún pinche pequeño que también  se pone su delantal y quiere ayudar.  En ese momento hago parte de las recetas que he planificado en el menú semanal. Se quedan las cosas semi preparadas para entre semana no tardar más de quince minutos en tener lista una cena.

Yo prefiero planificar porque, bajo mi experiencia, improvisar con niños es penar y a mi no me compensa. Si tienes las comidas planificadas y el tiempo de las tareas acotado, acabas de un plumazo con esa sensación de “no llego”. El tiempo es el que es cada día y si no pues mañana otro día sera, ¿no crees?.

5 Comments

  1. Un día más nos has hecho pasar un buen rato y además has dado totalmente en el clavo.

    Me ha encantado eso : “ si tienes una pareja eficiente , aprovéchalo y si no ( que es lo más normal) pues ánimo y al lío”. Al final si o si somos nosotras las que tiramos del carro y por mucho que les exijamos no van hacer las cosas como queremos. RESÍGNATE!!! Y al lío ( no nos queda otra)

  2. Es muy divertido leerte y se nota la buena energía que desprendes 🙂 Tal cual!

    Asociación de ideas. No sé porque al hilo de ‘Acepta la etapa… ‘ también me ha venido a la cabeza esto, no se puede quedar bien con todos: https://www.rinconpsicologia.com/2017/08/estar-bien-con-uno-mismo.html

    Qué mala fama tiene generalmente la palabra disciplina. Para mi también es fundamental ese orden (sin que sea una dictadura, por supuesto!), mis listados y rutinas establecidas me facilitan mucho el día a día. La vida ¡una aventura apasionante!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *