Virus de la piscina y demás visitantes

Virus de piscina y demás visitantes. A mí se me ponen literalmente los pelos de punta cuando recibo la noticia de que ha venido a casa algún visitante no deseado, bien sea en la piel o bien en el pelo de los niños. ¿Cómo puede ser que con la higiene que hay hoy en día sigan existiendo? Pues bien, estos visitantes existen y son más frecuentes de lo que nos gustaría. Te cuento cómo los hemos combatido en mi casa sin ser yo médico y contándote únicamente mi experiencia como «mamá afectada» sin ninguna palabra técnica.

Moluscos

Virus que existe en las piscinas. Estos visitantes producen pequeños granitos en la piel que tienen como una piedrecita blanca por dentro. Pueden salir en cualquier sitio del cuerpo. Son muy habituales en los muslos. Creo que es por los corchos que usan en natación. Son muy contagiosos por lo que hay que ir al dermatólogo cuanto antes pues donde hoy hay uno en unos días habrá tres. La única manera de quitar estos visitantes es en el médico, que los raspará y retirará la dureza interior. Al niño le dan una pomada analgésica en la zona del granito media hora antes. Así cuando se los quitan no les duele nada. Aunque si tiene muchos moluscos, la zona se queda dolorida ya que les hacen heriditas, las cuales hay que lavar bien unos días para que no se infecten.

Me hablaron también que funciona para estos casos aplicar aceite esencial árbol de té durante una temporada. Los dermatólogos no quieren ni oir hablar de ello ya que consideran que lo único que hace es irritar la piel. A mí me ha resultado bien visitar al médico y así te lo cuento.

Papilomas

Otro de los virus más populares en las piscinas que salen en los pies principalmente. Mis hijos llevan calcetines de piscina, chanclas y además alfombrilla para cambiarse en el vestuario. Pues a pesar de todo alguna vez han cogido papilomas. Supongo por estar poco concienciados al respecto. Ahora no pisan con el pie desnudo ni de broma el borde de la piscina o el suelo del vestuario.

En cuanto veas una dureza en el pie de los niños o les pique o pinche, ahí tienes a estos visitantes. Hay que ir al dermatólogo cuanto antes. Lo que suelen hacer es quemarles, lo cual es muy doloroso y gritan como si les estuvieran matando. Pobrecitos. Después de quemarlo te mandan continuar en casa aplicando un líquido antiverrugas en la zona para terminar de quitarlo. Hay que tener especial cuidado ya que este líquido es muy abrasivo y prestar mucha atención a la cantidad que se aplica y dónde. Ante cualquier duda volver al dermatólogo para consultar o confirmar se ha acabado con el papiloma. Es muy contagioso y en un tiempo de tener uno puedes pasar a tener nueve visitantes, como fue el caso de mi hija mayor. Tengo grabados los gritos que pegó la pobre cuando se les quemabamos.

Piojos

Recuerdo estar embarazada de ocho meses de mi hijo pequeño llorando a lagrimones sentada en el baño al localizar estos visitantes (los “pipis”) en la cabeza de mi hija mayor. Porque si ellos los tienen, hay una alta probabilidad de que tu también los tengas y embarazada no podía echarme los productos habituales al ser perjudiciales para el bebé. Estoy sólo hablando de ellos y no puedo evitar me empiece a picar la cabeza. Acabé yendo a una peluquería exclusiva para quitar piojos cuyo secreto es que realmente te cepillan bien con el peine liendrera. Donde me aseguraron que no tenia ni uno y que podía ir al hospital a tener mi bebé con la cabeza limpia y «alta» pensé yo. Cosa que me preocupaba mucho. Recuerdo sobre todo la espera de mi turno leyendo una revista en la que parecía, aunque no lo era, una típica peluquería, mirar a los demás que estaban allí sentados también, gente de todas las edades, y pensar: «todos venimos a lo mismo». Fue una experiencia realmente surrealista.

Bueno, pues nada, una vez ves que tu hijo tienes estos visitantes el primer paso es no entrar en pánico e ir a la farmacia cuanto antes a comprar una loción antipiojos y un buen peine liendrera. No hace falta más. Que no te timen. Incluso alguna vez que eran sólo liendres se lo he quitado sin loción únicamente con la liendrera. Aplicarla en el pelo seco, dejar actuar los minutos que indica la loción  y lavar el pelo con el champú que uses de forma habitual. Yo recomiendo comprar la loción de aplicación pocos minutos pues los niños son inquietos y cuanto menos tiempo mejor. Lo malo es que el producto suele ser más caro. Y finalmente pasar el peine por todo el pelo. Importante limpiar el peine cada pasada por el pelo con papel higiénico para ir retirando lo que salga pues si no lo estás moviendo de un sitio a otro.

El peine liendrera debe pasarse por toda la cabeza todos los días durante una semana. Lavar con champú normal y a peinar. Y si lo consideras oportuno porque siga saliendo algo en las púas del peine aplicar de nuevo la loción a la semana de haberla aplicado inicialmente. Es pura química así que si no lo haces mejor. Y finalmente seguir aplicando el peine liendrera hasta que no salga nada.

Si haces esto acabarás con ellos. El peine liendrera es lo más efectivo. No te lo saltes nunca. Es muy importante concienciar a los niños que no compartan cepillos en el cole, no compartan cascos o gorros, y hacerle coletas o trenzas a las niñas sin duda ayuda mucho a frenar el contagio.

Los piojos pueden cogerlos en cualquier época del año. No te relajes. A mi me pasó en pleno diciembre que al cortarle el pelo a uno de mis niños en una peluquería me avisaron que tenía visitantes. Según salí de allí directos a la farmacia.

Revisa cabeza cada cierto tiempo. Cuando tu niño se rasca la cabeza en el 99,9% de los casos siempre es por estos visitantes. Durante una temporada usé el aceite de árbol de té. Le echaba a cada niño un poquito detrás de cada oreja cada mañana e iban al cole con una peste que mejor nos entrar en un ascensor con ellos. Es cierto que tuvimos una buena temporada tras empezar a usarlo pero lo dejé de usar y luego también tuvimos una buena temporada. Toco madera. Quizás porque están más concienciados y se van haciendo más mayores.

Estos bichitos sobreviven a las altas temperaturas. No les seques el pelo con secador pues les encanta. Solo les matarás si lavas la ropa a 60 grados o la metes en el congelador. Otra opción es meter en una bolsa lo que no puedas lavar y dejarla apartada durante una semana.

Impétigo

Es una bacteria en la piel que hace que al niño le salga primero un granito que luego se transforma en ampolla, que a su vez cuando se estalla donde cae el líquido sale otro granito y así. Super contagioso. Hay que ir al médico en seguida, el cual te manda una pomada antibiótica y tras unos tres o cuatro días aplicándola si no se logra conseguir que se seque el granito en cuestión o salen más,  volver al médico para que el niño acabe tomando una sesión de una semana de antibióticos orales.

Sobre la duda si tapar estos visitantes con tirita o no, pues mejor que el granito respire ya que se secará antes, pero si está en una zona donde el niño accede fácil y se rasca hay que pensar que se lo puede contagiar a otras zonas o a otras personas. Así que hay que valorar pros y contras según el caso. Por ejemplo tapárselo por el día y destapárselo mientras duerme.

Terrible cualquiera de las variantes anteriores, ¿verdad? Te aseguro que somos una familia dentro de lo que se considera normal con buena higiene y hemos pasado por todos estos visitantes en alguna ocasión. A más niños también es cierto que más probabilidad hay. Por ello te recomiendo siempre acudir a un dermatólogo infantil que está acostumbrado a tratar con niños y todo será más fácil. Los peques lo pasan mal y creo es fundamental tener mano con ellos.

No hay que olvidar también poner todos los medios para que no se contagie a nadie. Ni niños ni mayores. Ni en casa ni en el cole. Incrementar la limpieza, no compartir toallas, informar a los niños para concienciarles, etc. Incluso alguna vez mi dermatólogo me ha recomendado que tomaran tras tener visitante unas vitaminas que les dieran más defensas para terminar de erradicar el tema. Y mucho mucho mucho ánimo si te toca.

2 Comments

    1. Gracias por tu comentario. Que bueno es saberlo. Nunca se sabe cuando uno lo puede necesitar. Y como la soluciones van cambiando con el tiempo está bien el estar actualizado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *