salad

¿Cómo llevar una dieta saludable?

Llevar una dieta saludable en nuestra sociedad actual es todo un reto. No es fácil y parece que remas a contracorriente. Te toman por loca, radical e incomprendida. “Pobrecitos tus niños”, dicen. Pero en realidad tus hijos son afortunados ya que no hay mejor herencia que transmitirles hábitos de vida que sean buenos para su salud. Te doy a continuación cinco ideas por si te ayudan.

Volver a la comida tradicional

Pero cómo conseguirlo. Pues volviendo a la comida tradicional. Piensa en lo que comían tus abuelos cuando eran jóvenes, que seguro era cien por cien saludable. Y aplícalo en nuestro día a día aunque sea una sociedad diferente. Ahí está la dificultad. Se ha soltado lastre en cuanto a cocinar aprovechando unos productos de una industria alimenticia que en teoría nos ayudaba y ahorraba tiempo. Pero esta industria alimenticia en lugar de enfocarse en la calidad de los alimentos se ha enfocado en reducir sus costes con el paso del tiempo y ha utilizado la química para hacer, que a pesar de la menor o peor calidad de los ingredientes que utilizan, los productos estén ricos.

La teoría es que un producto cocinado, por el trabajo que lleva hacerlo, el envase, el transporte, la tienda donde lo estás comprando, etc,  debería costar más de lo que te cuesta comprar el producto fresco y hacerlo tú. Pero no es así. Debemos  sospechar que hay trampa cuando por ejemplo un bote de salsa de tomate frito cuesta un euro y un kilo de tomates frescos cuesta más de dos euros. ¿Cómo es posible? La respuesta es que realmente esa salsa no contiene  tanto tomate como creemos.

Leer las etiquetas de los alimentos que compramos

Esto lleva a que tenemos que leer las etiquetas de los productos que compramos. Algo que habíamos dejado de hacer por esa confianza en la industria alimenticia. Y lo que tenga más de cinco ingredientes es cualquier cosa menos lo que creemos que estamos comprando. Al azúcar, por ejemplo, lo llaman de mil maneras diferentes y muchos no indican porcentaje de cada uno de sus ingredientes para que no nos llevemos las manos a la cabeza, supongo, al saber lo que comemos.

Consumir alimentos frescos de temporada

Consume alimentos frescos y ve cambiando según lo que esté de temporada. Así uno no se cansa de  comer todo el tiempo lo mismo. Ahora con internet tenemos un recetario infinito al alcance de todos. Prueba platos sencillos si no tienes mucho tiempo. Menos es más muchas veces. Apuesta por la calidad. Un buen pescado fresco a la plancha con una gotita de AOVE, ajo y perejil es un auténtico lujazo y no puede ser más facil de hacer. ¿No crees?

Para ello, ve al mercado de tu barrio o a la tienda de siempre de tu zona. Hazte cliente habitual. Ellos seguro te facilitarán la vida todo lo que puedan. Te aconsejarán sobre lo que está de temporada y tiene mejor calidad/precio esa semana, te dirán cómo cocinarlo, te ofrecerán en muchos casos llevártelo a casa y poder hacer el pedido online o por teléfono si no puedes ir físicamente. Dales una oportunidad.

Cocinar en familia

Muchos dicen que nos les gusta cocinar. Pero, ¿y si lo haces en familia? Deja que los niños colaboren en las elaboraciones según su edad. Que tu pareja, si tienes, haga de pinche o, si tienes suerte, hasta de chef y sé tú el pinche. Y charlar de vuestro día mientras hacéis juntos la cena. Nada de meterte tu sola en la cocina, mientras los demás ven la tele un rato hasta que les llames con todo hecho. No, no, no, no…. A mi así tampoco me gusta cocinar.

Y sobre todo comer todos en casa lo mismo. No existe esto de comida de niños y comida de mayores. Sólo en el caso de que sean pequeñitos y no sepan masticar bien. Cocinar un solo menú variado para todos, si no duplicas trabajo.

Apúntate a algún curso de cocina

Como acercamiento a la cocina o mejorar tu técnica te recomiendo hacer un curso de cocina de vez en cuando. Es un plan muy divertido que además podrás aplicar seguro en tu día a día con posterioridad.

Quien dice un curso de cocina, dice también hacer una quedada con amigos donde cada uno haga su receta estrella, la enseñe a los demás y luego comáis todo con un vinito de por medio por ejemplo. ¿Es o no un planazo?.

En fin, que querer es poder. Que estés leyendo este post ya es un gran paso hacia tener una vida saludable. Empodérate, como se dice ahora. Pasito a pasito se hace el camino. Cada vez tenemos más productos saludables a nuestro alcance. Invierte en tu salud y en la de los tuyos. El consumidor está marcando un cambio en los hábitos alimentarios de la sociedad actual hacia una alimentación más saludable. Sé parte de él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *