El acoso escolar, un problema de todos

El acoso escolar es un problema de todos, tanto si tu hijo es el acosado, como si es el acosador o es simplemente público. El acoso escolar, también llamado “bullying”, es algo terrible que ha pasado, pasa y me temo seguirá pasando. ¿Pero podemos hacer algo los padres para ayudar a nuestros pequeños a no sufrir bullying? ¿Se quedan cortas las funciones de los profesores para mitigar el acoso escolar? Creo debemos formar equipo las familias y los docentes, y trabajar juntos para proporcionar al niño un ambiente sano donde crecer sin acoso, bullying o como quiera llamarse.

Ayudar a los niños a gestionar sus emociones

Si ayudamos a los niños a gestionar sus emociones puede que cuando uno esté enfadado no lo pegue con el de al lado. Así se dará cuenta de que está enfadado y tendrá mecanismos para gestionar esa emoción. Al igual que es muy importante enseñarles a los niños a que tengan empatía hacia los demás, que se pongan en sus zapatos. En Canarias tienen una asignatura en primaria llamada «educación emocional» dentro de su programa educativo y la OCDE ya prepara una evaluación de nuevas competencias emocionales.

En muchos casos el acosador tiene un mismo patrón. El de niño que ve poco a sus padres, sin límites en su casa y que quiere llamar la atención a cualquier precio. Los padres están cediendo la responsabilidad de educar a sus hijos a los colegios, pero allí se forma a los niños, no se les educa.

Además hay que actuar sobre los acosadores principalmente. No debe ser el acosado el que deje el colegio o la clase. Si no se está dando el mensaje que siempre es mejor ser acosador que acosado y en muchos casos los acosados se convierten en acosadores cuando tienen oportunidad. Todos hemos oído la expresión siendo adultos de “a este le daban muchas collejas de pequeño y ahora es el más tirano de todos”.

Habla con tu hijo

Las situaciones de acoso se producen principalmente fuera de las aulas. Para saber cosas de tu niño no le hagas preguntas generalistas como “¿Qué tal tu día?”. Porque tendrás probablemente poco éxito. Hazle preguntas concretas como: “¿a qué has jugado hoy en el recreo?”, “¿con quién juegas en el recreo?” ,“¿cuál es tu juego favorito en el recreo?”, “¿qué has comido hoy?”, “¿estaba rica la comida de hoy?”, ¿qué es lo que más te ha gustado y lo que menos de la comida del cole hoy?”, “¿con quién te has sentado en la mesa?”. Y al tiempo tú también cuéntale cosas de tu día. Que no se sienta interrogado, que sea más bien una conversación. Si tu peque juega solo en el patio o come solo es sin duda una alerta de que algo no marcha bien. Según vayan siendo mayores, adaptar las preguntas claro está. Pero haciendo preguntas concretas se puede llegar a obtener mucha información.

La mayoría de las veces los niños no saben que están siendo acosados y aceptan la situación como si fuera normal. Hay que decirles que en el colegio todos son iguales. Nadie tiene más derechos que otros. Que nadie tiene derecho a pegarles, que nadie tiene derecho a ridiculizarles, ni a gritarles, que nadie puede quitarles sus cosas sin su permiso, etc. Esto es muy importante para animarles a que no dejen que se lo hagan y/o que pidan ayuda a un adulto si alguien se está sobrepasando tanto con ellos como con algún compañero.

Hablar regularmente con el profesor

La otra fuente de información sobre si el niño se siente bien en el cole será el profesor. Para ello reunete regularmente con él y preguntarle, además de los temas académicos, cómo está el niño socialmente en el colegio, quienes son sus amigos, si se relaciona bien. El profesor pasa muchas horas con los niños, en mi opinión debería de saberlo. Si no es así es que sus funciones se quedan cortas. Cuando tú recoges al niño del cole en cuanto le ves la cara sabes si le pasa algo. El profesor debería saberlo también. Y si el niño no se siente bien da igual que tengan el mejor programa educativo pues no va a funcionar.

Y además cuentale cosas que te ha contado tu niño para que el profesor pueda disponer de más información y atar cabos muchas veces. Como decía antes, juntos trabajaremos  para que el niño crezca en un ambien sano.

Recientemente un niño en un colegio de Madrid quiso tirarse por la ventana en plena clase y pudieron agarrarle para que no lo hiciera. El centro informó a la prensa que iba a abrir una investigación. ¿Cómo han podido no verlo? ¿Cómo ha sido posible que nadie se diera cuenta de cómo se estaba sintiendo ese niño? ¿Como ha podido ningún compañero saberlo? ¿o saberlo y no hacer nada? Esto no debería seguir ocurriendo. Tenemos que colaborar todos para que deje de pasar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *