Las actividades extraescolares, se nos está yendo de las manos

Las actividades extraescolares se nos están yendo de las manos a los padres. Yo como inquietissima que soy, ya desde pequeña me llenaba todos los días de actividades por voluntad propia. No es algo nuevo de ahora, pero lo diferente es que en la actualidad esto es algo común a todos los niños y no todos son “inquietissimos”.

Es cierto también que en muchas ocasiones ayudan a la conciliación familiar. Al alargar los tiempos que los niños pasan en los colegios dan más margen a los papas para llegar a recogerlos desde sus trabajos. Y en otras ocasiones, es una forma de rellenar esas tardes de invierno en las que no se puede salir a jugar al parque y así los niños hacen actividades que les gustan complementando lo que ya hacen en el cole.

Os voy a dar cinco pautas que, en mi modesta opinión, deben de pesar en la decisión sobre si realizar una actividad extraescolar  y cual.

El niño debe querer hacer esa actividad.

Aunque a ti te encantaría que tu niño tocara el violín si a él no le gusta, mejor no le obligues. Si tu hijo no quiere ir a una academia de inglés, no le obligues. Si llora y llora cuando le llevas a natación, dale un tiempo y prueba más adelante. Cada niño tiene sus tiempos y su ritmo. Es su tiempo libre. Hay que considerar su opinión.

Tener en cuenta el rendimiento del niño en el cole y cuantos deberes le ponen.

Debe quedarle tiempo para hacer sus deberes sin prisas. Y lo de cenar y ponerse a hacer deberes no debería ser una opción.

Debe ser algo distinto de lo que se haya hecho en el colegio.

Si quieres reforzar el inglés de tu niño hazlo de una forma diferente. Si en el cole en su clase hay muchos niños y no hay opción de practicar el hablar en inglés que la actividad extra sea de conversación. Si en el cole tiene un profe de idioma no nativo que en la actividad extra el profe sea nativo. Y sobre todo y lo más importante es que tiene que ser divertido para ellos y la repetición no es divertida.

Ofrecer variedad.

Por variedad me refiero a algo de cada uno de los grandes bloques de extraexcolares: educación artística (pintura, música y expresión corporal), deportes e idiomas. Dependiendo de la personalidad y aptitudes del niño le gustará más unas que otras y si no se lo ofreces quizás no lo descubra. A los niños introvertidos les suele gustar más la educación artística, a los movidos el deporte y cuando son pequeños tienen más capacidad de aprendizaje con los idiomas. Pero tampoco debemos poner etiquetas a nuestros niños. Luego te pueden sorprender. Igual tú consideras tímido a tu niño pero con una pelota en la mano se transforma en el rey del patio. Hay que probar, animarles a continuar un tiempo y si efectivamente no va bien pues cambiar.

La logística y el precio no puede suponer un problema.

Si va a suponer forzar la máquina para la familia pues mejor desestimar la actividad extraescolar. La oferta es tan amplia que seguro se encuentra algo que encaje mejor. Además estas actividades son un plus. No una obligación.

Como madre de familia numerosa cada año es un reto el encajar todas las extraexcolares de mis hijos. Hasta la fecha he intentado que las actividades que hagan mis niños sean los mismos días y en el mismo lugar coincidiendo con sus hermanos. El propio colegio siempre es una buena opción por la variedad que ofrece o simplemente que mientras unos hacen una actividad está la opción de jugar en el patio con sus amigos o ir su biblioteca para los que tengan deberes puedan avanzarlos.

Y ya para acabar, me gustaría comentar que el tema de los partidos/competiciones de los diferentes deportes me parece una locura. Tengo parejas amigas que al tener varios hijos en diferentes equipos se pasan el fin de semana llevando a unos y otros a donde toque el partido de ese fin de semana, en ocasiones hasta treinta kilómetros de casa para niños de ocho años. Y luego el domingo por la noche se preguntan: “¿qué tal ha ido tu fin de semana?”. Esto quita tiempo de poder pasar tiempo en familia, de hacer también los padres cosas que nos diviertan, de poder hacer la compra o tareas domésticas, tiempo de descanso, tiempo de no tener horarios,  tan necesario en mi opinión en nuestros ratos libres.

Como digo se nos va de las manos…. ¿Cómo lo haces tú?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *