Vuelta al cole, bendita rutina

Vuelta al cole, bendita rutina. Nos gustan las vacaciones, pero reconozcamos somos animales de rutina. Con la rutina nos sentimos cómodos, nos dejamos llevar. Y eso también es agradable.

He disfrutado un montón pasando tanto tiempo con mis hijos este verano. Se me han pasado volando las vacaciones y reconozco que me ha dado pena que volvieran al cole. Ahora que van siendo más mayores podemos hacer cada vez más planes en los que lo pasamos bien todos juntos. Por ejemplo me encantó la excursión de trekking que hicimos hasta una cala tipo cueva en el mar, o montar en piragua en una calita tranquila, o hacer paddle surf por turnos mientras un hidropedal hacia de coche escoba. Pero también apetece en cierto modo volver a la rutina, a la vida real, al cole, al trabajo, a tu casa, a tus amigos, etc.

Como la rutina la elegimos nosotros, ahora es el momento del año en el que yo me hago propósitos para que la vida se haga lo menos cuesta arriba posible. Te cuento los de este año por si alguno  te inspira:

  1. Hacer un menú semanal de comidas y cenas los jueves por la noche que estará pegado en la puerta de la nevera para así los viernes/sábados hacer la compra y cocinar en plan “Batch Cooking” (cocinar varias cosas a la vez y almacenar) en algún momento del fin de semana. La idea es intentar seguir comiendo saludable pero simplificando para que esto no suponga morir en el intento. Buscar recetas sencillas que triunfen en casa y repetir menús por ejemplo cada dos semanas con pequeñas modificaciones según los productos disponibles en el mercado. ¡Viva la verdurita cocida o al horno y las carnes o pescados a la plancha que se tarden cero coma en preparar, o las ensaladas templadas con lo que tengas en la despensa!.
  2. Compartir más “tareas invisibles” con el maridín. Organización casa, ropas, comidas, gestión grupos whatsap coles, disfraces varios, reparaciones casa, etc. Intentamos abarcar tanto y hacerlo todo con tanta exigencia que acabamos agotadas física y mentalmente. Hay que soltar lastre.
  3. Hacer deporte dos horas a la semana. Yo hago coincidir estas horas con momentos en los que los peques están en sus extraescolares. En mi caso mis niños hacen tenis y yo me he apuntado también en un grupo de adultos. O me escapo a correr cuando duermen todavía los fines de semana o ratitos que el maridín ha llegado antes de trabajar. 
  4. Hacer yoya/mindfulness una hora a la semana. Cuidar la mente es igual de importante que cuidar el cuerpo. Creo es fundamental tener mecanismos para saber enfrentarse a los problemas, tener aceptación sobre lo que nos sucede aunque no lo entendamos o no nos guste. Intentar estar tranquilos y bien con nosotros mismos.
  5. Pasar un rato con amigas al menos una vez a la semana. Aunque sea en el trabajo, en el parque, en una cenita, en una cafetería o en el patio del cole. Donde charles un rato, donde te desahogues, donde buscar consejos sobre temas que necesites ayuda, donde escuches otras formas de vivir o las mismas que tu tienes.
  6. Pasar tiempo con el maridín a solas al menos dos veces al mes. Hace algún plan que nos haga reir juntos. Como cuando éramos sólo dos. Que aunque suene un poco cursi creo es lo que nos falta en nuestro día a día, en nuestra rutina, en nuestras jornadas maratonianas y será el secreto para que el amor nos dure para siempre como los diamantes.
  7. Buscar planes divertidos para hacerlos en familia. Disfrutar juntos el tiempo libre y que la vida no sea aburrida. Escapar de la rutina en pequeñas dosis los fines de semana. Lo cual a veces es todo un reto pero la cuestión es proponérselo, ¿no crees?

2 Comments

  1. Hola!!!!, como apreciación particular creo que te quedas corta en el tiempo a dedicar al yoga… por lo menos 2 veces a la semana de 1 hora o si no tienes tanto tiempo seguido puedes hacer 20/30 minutos diarios.
    En relación a la pareja, yo todos los viernes salgo a cenar con mi marido y creo sinceramente que gracias a eso le sigo queriendo… si no estábamos divorciados ya…

    Un beso y enhorabuena por el post… me ha encantado lo de las “tareas invisibles”

  2. Me encanta lo que dices. Yo voy tan a salto de mata, que no saco tiempo para nada. Tengo que darle una vuelta, sin duda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *