DecoNavidad

¡Oh, blanca navidad!

¡Oh, blanca navidad! Se acercan las navidades y con niños todo es más especial. Es una época que siempre me ha encantado. En el intento de que no sea todo consumismo, sino en vivir cosas bonitas también, en casa tenemos ya instauradas unas tradiciones que repetimos cada año. Te las cuento a continuación. Éstas, entre otras, hacen que sea para todos una fechas entrañables. Quizás mis hijos lo recuerden con cariño y quieran replicarlo cuando sean adultos también con sus futuras familias. Lo único que sé a día de hoy es que en el presente lo disfrutan, y ¡mucho!

Decorar la casa con adornos de navidad juntos

Reservamos una mañana entera de principios de diciembre y con villancicos de fondo sacamos nuestras cajas de cartón del trastero llenas de decoración navideña. Entre todos vamos poniendo los adornos mientras nos arrancamos muchas veces tararear las canciones y en algún caso hasta bailar. El “Burrito Sabanero” es todo un éxito en mi casa y se te van los pies.

Lo más importante es que todos participamos. Cada año volvemos en cierta medida a descubrir los adornos juntos. Nos traen recuerdos. Aparecen las figuras que hacen mis niños en el colegio cada año, que colgamos del árbol. Y los angelitos de tela comprados junto con un mini árbol que fue la primera decoración de navidad en aquel pisito del centro sin ascensor en que empezamos a vivir juntos aún sin niños. Y ese belén de madera que compramos en el mismo Belén en aquel viaje a Jordania que cruzamos a Israel a los pocos meses de casarnos. Y esas bolas doradas y rojas que compramos una navidad en la Plaza Mayor de Madrid a las diez de la mañana para que no hubiera tanta gente y poder dar un paseo con los peques por allí. Y más y más.

Ahora tenemos un gran árbol con muchas bolas y muchas cositas más. Y la colección va creciendo un poquito cada año. Siempre añadimos cosas. A mí me encanta el color rojo para la navidad y todo es rojo y dorado.

Ir a ver las luces de navidad del centro de la ciudad

lucesnavidad

Ha habido años en los que como alguno de mis niños era muy bebe, ir a ver las luces ha consistido en montarnos todos en el coche, ponernos villancicos a tope en la radio y dar una vuelta bajo las luces.

Otros años hemos dado un minipaseo. En fin, lo que se ha podido. Ver el ambiente, la gente paseando, los señores vendiendo castañas, los conciertos espontáneos en las calles, los puestos de adorno de navidad, sentir el frio en la cara, ….  Por todo ello, acercase a ver las luces de navidad del centro de la ciudad es también algo especial que no se debe perder.

Ir a ver belenes

Belen

En las ciudades siempre montan diferentes belenes. Nosotros en Madrid tenemos varios ya fijos, como el belén del Hospital de San Rafael que además tiene una maqueta de trenes muy grande que maravilla pequeños y mayores, o el del Centro Comercial de Arturo Soria que es cada año más bonito con tantos detalles, o el del centro comercial ABC Serrano. Solemos aprovechar en ir con amigos y rematamos la tarde con un chocolate con churros o  roscón todos juntos en la pastelería más cercana. Todo un planazo.

Los roscones de la pastelería Mallorca son directamente de otro planeta. Si vives en Madrid o vienes por aquí no dudes en probarlos.

Hacer decoración de navidad casera

Además de los adornos que vamos comprando cada año también creamos los nuestros.

  • Figuras de navidad de plastilina. Cada año mis niños junto con amiguitos que invitamos se sientan una tarde alrededor de una mesa con plastilina de varios colores y con moldes de galletas con forma navideña para crear figuritas de navidad. Luego las ponemos todas en una fuente de madera y ya es un fijo en nuestra decoración navideña en el salón de casa.

galletas

  • Hacer un calendario de adviento. El año pasado fuimos una tarde a un taller en el museo ABC de Madrid donde entre toda la familia (papás y niños) creamos nuestro propio calendario de adviento. Estuvimos un par de horas trabajando juntos y en nuestra opinión no nos pudo quedar más bonito. Este año los que trabajaremos seremos los mayores ya que vamos a aprovechar lo que hicimos el año pasado y rellenarlo por dentro con sorpresas y dulces que los peques irán descubriendo cada día.

calendarioadviento

Ir al circo o algún espectáculo navideño en la ciudad

Los últimos años hemos ido a ver el espectáculo del Circo Price en Navidad. Ya llevamos tres años yendo y no nos puede gustar más. Está lleno de magia, acrobacias, humor… Y cada año nos vuelve a sorprender y divertir muchísimo.

luces

 

Cuando mis niños eran más pequeñitos fuimos a conciertos de sus grupos favoritos como el Canta Juegos, o Pica Pica o espectáculo de navidad de Peppa Pig. Tambien muy divertido.

En definitiva, la vida no es perfecta, como no lo somos nosotros, pero está en nuestra mano disfrutar de las pequeñas cosas, sacarle jugo a cada momento y seguir mirando ya de adultos un árbol de navidad iluminado con la misma fascinación que lo hace un niño pequeño compartiendolo todo con tus seres queridos.

niñonavidad

¿Te animas a probarlo?

2 Comments

  1. Muy entrañable. Estoy de acuerdo en que hay que sacar tiempo para que a los niños les ilusione la Navidad y guarden un bonito recuerdo, y de paso, nosotros reavivamos nuestra ilusión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *