new year

Propósitos de nuevo año

Es el momento de hacer los propósitos de nuevo año. Cada vez que comienza un año sentimos que es como un nuevo comienzo (yo también tengo esa sensación cada comienzo de curso escolar). Cada año por estas fechas tendemos a hacer propósitos para enderezar esos temas con los que no estamos muy satisfechos de nuestra vida.

Te cuento los cinco míos por si te inspiran. Este año no son nada objetivos y van encaminados a disfrutar más con las cosas pequeñas, aprender a disfrutar más lo que tenemos y estár más pendiente del presente, del día a día.

Dado que la vida es un aprendizaje continuo quiero destacar que no pasa nada por cambiar de opinión sobre las cosas. Algo que te ha parecido que era lo que se tenía que hacer en el pasado quizás ahora ya no tenga tanto sentido y consuma mucha energía que podrías aprovechar para otras cosas. No hay por qué seguir la inercia. Podemos tomar decisiones de cambio.

Pasar más tiempo con quien te haga más feliz.

Lo que tenemos claro es que el tiempo es escaso. Por ello me he hecho un propósito de intentar pasar el menor tiempo posible con personas tóxicas, dícese de la gente que te hace sentir mal por diferentes razones. Y dedicar ese tiempo a la gente que te aporta, que te enriquece, que te hace ser mejor persona.

friends

Es cierto que no siempre tenemos ese poder de decisión ya que en el trabajo tú no eliges tus compañeros o la familia es la que te toca. Pero todos tenemos nuestros mecanismos para en ese tiempo del café en el trabajo buscar a ese compañero con quien puedas reírte unos minutos cuando te cuenta sus cosas. O buscar pasar más tiempo con esos familiares o esos amigos (que con el tiempo han pasado a ser más que familia) con quien te sientes tan querida y lo pasas tan bien.

A mí mis niños y mi marido me hacen ser mejor persona así que está claro que ellos son siempre mi primera y mejor elección pero también es agradable ampliar el círculo. Y como mujer siempre necesito tener una buena amiga a quien contar mis cosas o forma de sentir que sólo nosotras compartimos y entendemos.  Ese sentirse escuchada, aunque no te den soluciones a los problemas, que los hombres al ser más prácticos saben aplicar peor.

mamaconbebe

Sacar tiempo para ti pero sin morir en el intento

Este año voy a ser más realista en cuanto al propósito de tiempo para mí. Pues si me fijo unos objetivos muy altos y no los cumplo luego me siento mal por no haberlo conseguido.

Hoy por hoy estaría muy bien si corriera tres veces a la semana media hora, hiciera dos horas de clase de tenis, fuera varias veces en semana a mindfullness, me leyera un libro a la semana, viera alguna serie en la tele por las noches, quedar con alguna amiga de vez en cuando y salir como novios con el maridín también con cierta frecuencia.

Y todo esto además del trabajo, pasar la tarde con mis tres niños y por último gestionar la casa. Mis días son intensos y mi energía es limitada.

coffe

Con hacer deporte en el fin de semana ya me voy a conformar. Pues si no luego estoy tan cansada que me vuelvo gruñona pues no tengo fuerzas ni para pestañear. No paro desde las ocho de la mañana hasta las nueve de la noche que se van a dormir los niños. No me da la vida. Y no pasa nada por aceptarlo. Estoy en una etapa que es así. Ya vendrán otras diferentes supongo cuando los peques sean más mayores.

La hora de la comida la aprovecharé para meditación o para comer con amigos o para leer un rato en un banco al sol. Pero todo de forma flexible. Que no sea una obligación. Cuando pueda y me apetezca. También es agradable darse un paseo sin obligaciones, ni citas, ni prisas por llegar a algún sitio. Además también está que muchas veces mi hora de la comida me sirve para hacer recaditos que con los niños a cuesta son más complicados.

couple

Lo de leer está muy bien pero si yo me meto en la cama a las diez  a leer pues no hablo con mi maridín y ese es nuestro momento. Incluso aunque sea viendo una serie juntos estamos compartiendo algo que nos gusta a los dos y creo es importante.  Compartir aficiones es la idea, no solo hablar de los problemillas del día a día.

Iniciarme en el minimalismo empezando con mi armario

Esto suena un poco radical y quien me conoce duda si seré capaz. Incluso yo no sé cómo voy a hacer este propósito. Tengo la suerte de tener un vestidor como armario lleno de ropa y a veces no sé qué ponerme. Esto no puede ser. Voy a intentar vivir  con menos prendas pero que me gusten mucho, que me sienten bien y que sean todas conjuntables. Y sobre todo dejar de comprar por comprar.

clothes

Buscar yo mi realización personal con las pequeñas cosas en el día a día

He pasado de ser una profesional exitosa trabajando en compañías o áreas punteras a las que he dado una gran dedicación en otras etapas de mi vida a ser una profesional menos exitosa con una reducción de jornada para atender y estar con mis hijos desde la salida de su colegio hasta que se van a dormir. Aunque soy consciente de la suerte que tengo al haber tenido esta posibilidad de elección, no es fácil de encajar este cambio aunque sigan pasando los años.  No sabes qué ha pasado ya que tú eres la misma persona y trabajas igual. Eso sí es cierto, estás menos horas en la oficina.

Estoy cansada de chocarme contra el muro una y otra vez. La vida no es siempre como a nosotros nos gustaría. Hasta que no cambien los horarios laborales y todos mis compañeros salgan temprano del trabajo no hay nada que hacer. En mi modesta opinión.

shakehands

Mi propósito este año es disfrutar, realizarme con las cosas pequeñas. Como persona inteligente que soy (uno debe ser el primero en valorarse), yo sé cuándo he hecho las cosas bien en el trabajo, con mis peques, en mi casa. No voy a esperar que toda la valoración venga de fuera para sentirme realizada, pues muchas veces no llega, bien sea de tu jefe o de tu marido o del profesor de tu hijo. Voy a intentar valorarme más yo e intentar hacer las cosas cada vez mejor, seguir formándome en temas que me interesen,  probar cosas nuevas para no caer en la rutina, porque es mi forma de ser y es lo que me hace feliz. En definitiva, tomar yo las riendas.

Es todo una cuestión de actitud. El dinero hay que seguir ganándolo pues hay que pagar las facturas. Está en mi mano que la vida sea una losa o que sea una oportunidad de aportar, desarrollar mi potencial, hacer mejor el mundo o la vida de los que te rodean siendo ya un poco ambiciosa.

Elegir las guerras que puedo ganar con mis niños

En la crianza de los niños hay muchas teorías, muchas formas de hacer. Y cada familia tiene una. Mi propósito para este año es luchar por lo que es vital y lo demás llevarlo de forma más relajada. La energía es limitada y los niños no son robots que harán lo que les digamos todo el tiempo. Ellos también tienen su personalidad. Cada uno es único. Cada uno funciona de forma diferente y no vienen con instrucciones.

Voy intentar que cumplan sus obligaciones de una forma suficiente, que en mi caso creo que son: vida saludable a través de buena alimentación y ejercicio, buena higiene personal, responsabilidad con sus tareas del cole y también cierta colaboración con las tareas de la casa. Pero hacerlo todo más relajado. Para ello es importante que también el adulto esté relajado y con energía para poderles ayudar o guiar sin perder la paciencia ni elevar la voz. Y finalmente para que no haya discusiones establecer más recompensas, pudiendo ellos elegir sus derechos dentro de la normalidad. Cada uno tiene sus motivaciones. Voy a intentar encontrarlas.

8 Comments

    1. No queda otra. La energía es limitada y los niños tienen mucha más que nosotros. Además la madre es “UNA PARA TODOS”.

    1. Igualmente para ti. No sabes cuanta alegría me da el saber que mis palabras hayan podido inspirarte. Un abrazo fuerte.

  1. Un gustazo leerte, como siempre! Tal cual. A no seguir la inercia y a disfrutar más con las cosas pequeñas del día a día, que a fin de cuentas eso es la VIDA (y sin duda alguna, está bien lejos de la oficina). Un fuerte abrazo positivo para ser feliz en este 2019 🙂

  2. Comparto lo que dices al 100%. Hay que hacer un esfuerzo por interiorizarlo y no dejarse llevar por la corriente de alrededor, que para mí viven pensando en el mañana, y no en el hoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *